Ganadería: la industria de la carne reclama por el troceo

Desde la Federación de Industrias Frigoríficas realizaron propuestas para adecuar la cadena a la nueva normativa.

El Gobierno nacional dispuso que en noviembre cambiará la forma de comercializar la carne a nivel mayorista, con la implementación del troceo en reemplazo de la media res.

Sin embargo, desde la industria frigorífica se advierten algunos interrogantes que, según la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra), todavía no tienen respuesta.

Mientras transcurre el tiempo hacia en la implementación del troceo de la media res en piezas de hasta 32 kilos, desde la federación se propone, como medida alternativa, la utilización de medios mecánicos a la descarga de carne para que no se ponga en riesgo la salud de los trabajadores.

“Es necesario cuidar del bienestar físico de los trabajadores del sector cárnico para que no transporten con su cuerpo medias reses de pesos muy superiores a los convenios y recomendados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). La normativa es de orden nacional y no cabe duda de que se debe cumplir. Ahora bien, ¿todos los actores de la cadena están al tanto del cómo y cuándo se debe implementar esta modificación, como por ejemplo los carniceros, supermercadistas y los transportistas, por citar algunos ejemplos?”, observó Sebastián Bendayan Breser, presidente de la entidad que agrupa a los frigoríficos de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos.

Para el dirigente empresario es “imperioso tener un único servicio sanitario y fuerte en todo el país”, no solo para la puesta en marcha del troceo a partir del 1º de noviembre sino también para que no haya asimetrías entre las diferentes provincias, lo que llevaría a la desigualdad sanitaria y a la competencia desleal. Es de suma importancia coordinar con los gobiernos provinciales la unificación de los controles y las políticas sanitarias.

Muchos interrogantes

“La resolución conjunta 2/2022 dictada entre el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social; Ministerio de Desarrollo Productivo y Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, viene a modificar la comercialización de carne con fundamentos contundentes, como los referidos a la salud y seguridad de los trabajadores, con los que no se puede estar en desacuerdo”, sostiene Bendayan Breser.

Entre algunos de las preguntas que los trabajadores plantean, podemos ubicar ¿Qué respuesta se le da a los reparos comerciales o sanitarios al cuarteo?, ¿la medida se aplicará en todo el país?, ¿habrá acompañamiento de las provincias a su instrumentación?, ¿hay financiación a disposición de la industria para hacer las obras necesarias?, ¿Qué pasará con el precio de la carne? Porque los mayores costos productivos y comerciales se trasladarían al valor del producto, ¿Qué pasará con los consumidores desde el punto de vista de la sanidad y salubridad de la carne que bajo esta metodología quedaría más expuesta?

Además de pregunta sobre que pasará con los consumidores desde el punto de vista de la sanidad y salubridad de la carne que bajo esta metodología (trozos) quedaría más expuesta? “Los interrogantes son muchos y es poco tiempo disponible para darle respuesta y resolverlos”, sostienen desde Fifra.

En breve comienza el segundo semestre que presenta varios desafíos que no serán fáciles de afrontar, pero los trabajadores están convencidos de que la base es el diálogo del que pueden surgir las respuestas que el sector requiere.