Nueva encuesta Ag Barometer Austral: revela las preocupaciones del productor argentino

La última encuesta de la Universidad Austral reflejó que, a pesar de revelar los valores más altos de confianza de los productores en los últimos doce meses, los productores no son optimistas con respecto a la economía agropecuaria a futuro.

El Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral dio a conocer la nueva encuesta Ag Barometer Austral en la que se observan un incremento lento, pero sostenido, en los indicadores de confianza del productor, desde mediados de 2021.

Ag Barometer de la Austral

Los números de mayo 2022 marcan un valor de 98 puntos (el mayor nivel desde julio 2019), esto cual confirma la recuperación en el nivel de confianza. Sin embargo, se mantiene por debajo de 100 (lo que indica que las percepciones negativas superan a las positivas), aunque, poco a poco, se acerca a la neutralidad.

“Esta última edición muestra los valores más altos de confianza de los productores en los últimos doce meses”, indican los académicos de la Universidad Austral. “No obstante -agregan-, siguen siendo relativamente pesimistas en cuanto a su situación financiera para el próximo año. Y tampoco son demasiado optimistas con relación a la economía agropecuaria en los próximos 12 meses, aunque estos indicadores están progresivamente mejorando respecto a niveles previos”.

Expresado en números, las preocupaciones que más aquejan a los productores en el corto plazo son la incertidumbre política (que aparece a la cabeza con el 66% de menciones), seguida por el clima (con el 51% preocupación constante de los productores, especialmente luego de la situación de sequía de este año) y la incertidumbre macroeconómica argentina. Con respecto a esta última, el informe manifiesta: “Sumada a las preocupaciones por las retenciones y presión impositiva, la mayor parte de las preocupaciones están tranqueras afuera en variables sobre las cuales lo productores agropecuarios tienen muy escaso poder de decisión”.

Por primera vez, el Ag Barometer compara los Índices de Confianza del productor argentino con los de productores de Estados Unidos, que se mide a través del Ag Economy Barometer elaborado por Purdue University y el Chicago Mercantile Exchange.

La confianza de los farmers de EE.UU. en el mes de mayo 2022 cayó a niveles mínimos de los últimos doce meses, debido a menores expectativas de rentabilidad generadas por el alza en los precios de los insumos y la energía. Sin embargo, no mencionan factores políticos o macroeconómicos como fuente de preocupaciones, a pesar de los niveles de inflación récord en el país (8 % anual) y las subas de tasas de interés de la FED.

“En la Argentina, la incertidumbre macroecónomica es una de las fuentes más importantes de desconfianza porque, si bien todos los países están experimentando crecientes procesos inflacionarios, los niveles de inflación en la Argentina exceden todos los niveles aceptables para la toma de decisiones empresarias y no se vislumbra una solución a corto plazo. Esto siempre resultó una amenaza para el sector agropecuario, ya que las voces para incrementar retenciones o cuotificar exportaciones surgen ante cualquier rebrote inflacionario”, explican los académicos del Centro de Agronegocios y Alimentos.

El informe destaca que está prevaleciendo la “racionalidad” ante la necesidad de generar dólares a través de las exportaciones agroalimentarias, con el objetivo de tratar de engrosar el nivel de reservas del Banco Central. Al mismo tiempo, los especialistas de la Austral observan “cierta tranquilidad” en la situación financiera de los productores argentinos “evidenciada en el pago a corto plazo de los insumos, la demanda de maquinarias, la tranquilidad en la venta y fijación de precios de la soja 2021/22, ya que han vendido previamente cantidades importantes de trigo y maíz”.

Donde es visible que los productores son marcadamente optimistas es con relación al horizonte de 5 años que, de alguna manera, refleja la conciencia de la competitividad de Argentina en los contextos internacionales actuales donde el mundo demandará alimentos y energía. El índice de expectativas futuras (98) también es el mayor desde mediados de 2019, siendo 32% mayor que el año pasado y 6,5% mayor que en la última edición. El informe advierte que “va a depender de las políticas internas de Argentina poder aprovechar esas oportunidades o dejarlas pasar como ha ocurrido tantas veces en el pasado”.